¿Cuáles son las fases del procedimiento judicial de exequatur?

Fases del procedimiento judicial de exequatur

Las sentencias dictadas por tribunales extranjeros no pertenecientes a la Unión Europea deben someterse al trámite previo de exequatur para obtener el reconocimiento de su validez por los tribunales españoles.

A continuación vamos a ver en qué consiste el procedimiento de exequatur y cuáles son sus fases.

Podemos ayudarte

Somos abogados especialistas en exequatur. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en la materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

¿De qué fases consta el procedimiento de exequatur?

El procedimiento de exequatur está regulado en los artículos 52 y siguientes de la Ley 29/2015, de 30 de julio, de cooperación jurídica internacional en materia civil.

Se trata de un procedimiento sencillo que puede dividirse en las siguientes fases:

  1. Presentación de la demanda e inicio.
  2. Admisión de la demanda y documentos presentados.
  3. Notificación a la otra parte.
  4. Resolución.
  5. Impugnación.

El Ministerio Fiscal intervendrá en todo el proceso, a cuyo efecto habrá que darle traslado de cada una de las actuaciones.

Veamos en qué consiste cada uno de los pasos mencionados:

Presentación de la demanda e inicio del procedimiento

El procedimiento se inicia con la presentación de la demanda ante el juzgado de primera instancia que resulte competente, que será:

  • El del domicilio de la parte frente a la que se solicita el reconocimiento o ejecución de la resolución, o de la persona a quien se refieren sus efectos.
  • En su defecto, el del lugar de ejecución de la resolución o de donde deba producir sus efectos.
  • En último caso, y en defecto de los anteriores, será competente el juzgado ante el cual se presente la demanda.

Si la resolución versa sobre materia mercantil, será competente el juzgado de lo mercantil.

Las partes en el procedimiento deberán actuar asistidas por abogado y representadas por procurador, y podrán acogerse al beneficio de la justicia gratuita si cumplen las condiciones para ello.

La demanda se ajustará en forma y contenido a los requisitos establecidos por el artículo 399 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y deberá presentarse acompañada de los siguientes documentos:

  • El documento original o la copia auténtica de la resolución extranjera, legalizada y apostillada.
  • Un documento que acredite la firmeza de la resolución en su país de origen, es decir, que no cabe ulterior recurso contra ella.
  • En caso de que la resolución se dictara en rebeldía, un documento que acredite que se notificó la cédula de emplazamiento al demandado.
  • Las traducciones oficiales de los documentos extranjeros, en su caso, realizadas por un traductor jurado.

En la demanda se podrán acumular las pretensiones de reconocimiento y ejecución, además de solicitar la adopción de medidas cautelares para asegurar la efectividad de la tutela judicial pretendida.

Admisión de la demanda y documentos extranjeros

Una vez presentada la demanda y los documentos preceptivos, son examinados por el letrado de la Administración de Justicia, que decidirá mediante decreto si admite o no la solicitud.

Hay dos circunstancias que pueden afectar a la admisión de la demanda:

  • Que exista un defecto procesal o concurra alguna causa de inadmisión, en cuyo caso, el demandante tendrá 5 días para subsanar los defectos.
  • Que se aprecie falta de jurisdicción o competencia del órgano judicial.

En ambos casos, y si los defectos no se han subsanado, se dará cuenta al juez para que resuelva sobre la admisión en el plazo de 10 días.

Notificación a la otra parte

La ley establece que el letrado de la Administración de Justicia debe dar traslado de la demanda de exequatur a la otra parte afectada por la sentencia, si bien, en la práctica, el juez puede valorar la necesidad o no de este trámite.

Si procede la notificación a la otra parte, y en caso de que esta resida fuera de España, se practicará la notificación por medio de la embajada de España en su país o bien a través de los órganos jurisdiccionales de allí, lo que puede dilatar los plazos considerablemente.

Una vez notificada, el demandado tendrá 30 días para oponerse, en su caso. Podrá acompañar a su escrito de oposición los documentos que apoyen sus argumentos.

Los motivos para oponerse pueden ser:

  • Que la resolución judicial no sea auténtica.
  • Que no se le hubiera notificado la cédula de emplazamiento para el procedimiento del que deriva la resolución.
  • Que la resolución no sea firme ni tenga fuerza ejecutiva.

En los casos de divorcio de mutuo acuerdo, no será necesaria la notificación a la otra parte, por entender que la misma conoce el contenido de la resolución cuyo reconocimiento se pretende, al haber comparecido ya en el anterior procedimiento judicial.

Resolución

Tanto si el demandado se ha opuesto a la demanda como si no, transcurrido el plazo de 30 días, el juez resolverá por medio de auto si aprueba o rechaza el reconocimiento de la resolución extranjera.

En caso de resultar aprobada, se instará la correspondiente inscripción en los registros oportunos, si es necesario, y la resolución surtirá plenos efectos frente a terceros. También  podrá solicitarse su ejecución en España, si no se solicitó junto a la demanda de reconocimiento.

Impugnación

El auto de exequatur, estimatorio o denegatorio, es recurrible en apelación. Si es estimatorio, y se impugna, el juez podrá suspender la ejecución hasta que se preste la oportuna caución.

La audiencia provincial dictará una resolución como resultado de la impugnación, contra la que cabe interponer recurso extraordinario por infracción procesal o recurso de casación, según el caso, de acuerdo con lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Comparte:
¿Por qué deberías escogernos?
Atención personalizada
Expertos en Exequatur
Facilidades de pago
Rápida respuesta
Contacta con nosotros
Puedes llamarnos al 91 025 76 87 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo .